Este día como fotógrafo de boda lo recordaré siempre. Fue una gran suerte estar con esta pareja tan bonita de principio a fin. En cuanto llegué al Hotel Zenit de Sevilla donde se preparaba la novia supe que iba a ser un gran día. 

Al cabo de 5 minutos de estar en el hotel llegó mi compañero y gran profesional videógrafo Santiago Cayuela, con quien es un placer trabajar porque buscamos siempre los mismos elementos y con quien trabajo muy cómodo. 

Nos pasamos un ratito con la novia quien contó con el impecable maquillaje y peluquería de OuiNovias.

El vestido era de la firma sevillana Fernando Claro y era un auténtico espectáculo ver a la novia en cuanto se lo puso.

Los complementos como la tiara es de la firma sevillana Aniburech, hermana de la firma de vestidos de Cherubina.

El novio llevaba un traje que me gustó mucho y me recordó al estilismo de la serie Peaky Blinders, era de la casa de sastrería Derby 1951.

Las bodas religiosas en Sevilla cada vez me gustan más, porque son bodas llenas de color, de detalles y en Andalucía por ejemplo son muy especiales porque las chicas están vestidas muy elegantes, con pamelas, plumas, etc que dan mucho juego para las fotos, y mucha variedad en la vestimenta. Por supuesto no soy ningún entendido de la moda, pero como fotógrafo de bodas tengo que reconocer que las bodas religiosas con todo lo que conlleva me parece que son muy especiales en Sevilla.

En este caso fue la iglesia de Santa Ana, en mi barrio favorito de Sevilla, Triana, y luego la celebración fue a las afueras de la ciudad, en la siempre acertada Hacienda Los Ángeles.

Fue una suerte para mi estar en esta boda, donde coincidí por primera vez conlos DJ XiteandCo que montaron un fiestón increible y toda la boda se puso a bailar sin parar.

La boda tuvo de los mejores proveedores tanto en decoración como con La Buganvilla arte floral, como con la mesa de dulces y cosas ricas de AquarelaCakes, también con el Catering Campuzano, quien decoró todo el salón donde se celebró la cena con unas mesas imperiales llenas de detalles y color.

Las encargadas de dar brillo, lustre y organización como wedding planners fueron las chicas de Martina se Casa. con quienes estoy deseando volver a coincidir.

En fin, 3, 2, 1, ¡ahi va! ¡Espero que os guste!

Wedding planner: Martina Se Casa

Vestido: Fernando Claro Tocado Aniburech Zapatos: ISL

Catering: Campuzano

Lugar: Hotel Zenit Hacienda Los Angeles

Video: Cayuela

Comment